Usa el buscador:

 

19 jun. 2010

que pasa cuando te sientas a tejer relajadamente?

Al principio pensé que esta entrada no tenia que ver con el tejido pero luego pensé "¿cómo que no?" Por supuesto que la culpa fue del chachachá.
El chachachá de las agujas.
3 kilos exactamente de caracoles compré. En casa nos gustan y siempre reparto a hermanos y madre.
Los eché en agua para ir quitandoles la porqueria y me senté a tejer una muestrecita.
Cuando al rato oimos desde el salón "clack!"
Ostris!! los caracoles!!!!
Aun siguen apareciendo alguno debajo de los muebles.

Eso si, estuvieron riquísimos unas horas después....


5 comentarios:

SIONA dijo...

jajajajajaajajaja ... la culpa fué del chachacha ...
abrazos,
SIONA

M.Carmen dijo...

jejejej, eso os pasa por comer caracoles.
Yo es de las 3 cosas que no pruebo porque me dan mucho asco, qué le voy a hacer.
El gorro, muy divertido

angelina dijo...

jjajajajjaaj si es que no te puedes relajar tanto, te sienta mal.
angelina

cybernekanekane dijo...

Jajajajajajajja, que me meooooooo, es buenísimooooooooo

Ana dijo...

Odio los caracoles, no puedo ni escuchar el sorber de mis tres hijos, ni tan siquiera ver su cara de felicidad cuando les colocan el plato delante de mis narices.
Me pasa eso y vuelvo a hacer obras en la cocina.